Capacitación

El Observatorio Social tiene un área dedicada a la Capacitación a través del programa de Formación de Agentes para el Desarrollo Local (FADEL), que es una herramienta destinada a docentes, investigadores, graduados, alumnos avanzados de la UNLaM y actores sociales de la comunidad que se encuentren afectados a los procesos de desarrollo comunitario.

La intención es generar un espacio de información y debate sobre aspectos sociales, económicos y culturales, en pos de propender al desarrollo local y su impacto en el contexto regional. El amplio espectro de los destinatarios prevé articulaciones entre distintos grupos y referentes comunitarios que favorezcan el impulso de estrategias innovadoras, tanto para organizaciones gubernamentales como no gubernamentales.

Resumen técnico

Este Programa está dirigido a funcionarios municipales, líderes locales y otros actores sociales. A través de diversos encuentros, se propondrán herramientas para el desarrollo local, mediante un conjunto de contenidos que profundicen el debate sobre una nueva institucionalidad municipal, sus aportes al espacio público y el análisis de estrategias descentralizadoras. Tales debates serán traducidos a un conjunto de prácticas de programas y/o proyectos que conduzcan a dilucidar aspectos de una política pública y discernir sobre los procesos de planificación de las mismas.

Dado que la Universidad generó un compromiso para que se estableciera un justo equilibrio entre la misión educativa de enseñar e instruir, se considera que este programa es partícipe contribuyendo al capital social de la región.

Justificación

 El desarrollo local debe conducir no sólo a mayores niveles de sustentabilidad del desarrollo, sino también a mayor equidad. Su finalidad última es la elevación de la calidad de vida de las personas en el sentido no sólo de mejorar sus niveles de ingresos y condiciones materiales de existencia, sino también de elevar los niveles de equidad social.

Como requiere de la participación cada vez más calificada e interesada de todos los actores involucrados en el mismo, es decir, de todas aquellas personas y colectividades cuyos intereses sean susceptibles de estar afectados por el desarrollo en cuestión, exige entonces de calificación, entrenamiento y habilitación permanentes, no sólo de entusiasmo y deseo esporádicos e interventivos.

Por lo expuesto, este área encuentra justificación en la relevancia que alcanzan programas de capacitación y extensión que pueden generarse desde las universidades hacia las comunidades y los diversos actores que en ella participen, para el logro de resultados eficaces, equitativos y sustentables de las distintas actividades que se llevan a cabo. Pueden aportar experiencias, recursos humanos y sentida vocación de servicio para prestarse a la elaboración de nuevos procesos de políticas públicas.

Impactos esperados

– Una masa crítica consustanciada con los proceso de desarrollo local capaz de transferir conocimientos y experiencias en los ámbito de su desempeño.

– Un perfil de nuevos líderes, conforme las posiciones de una estructura social cambiante que reclama la adaptación a nuevos procesos de gestión integral de programas.

– El fortalecimiento del capital social como meta e impacto. Ambos aspectos son posibles cuando de un proceso de política se trata. En este caso, poner en marcha este proyecto es parte de una estrategia mayor de la universidad argentina hacia su comunidad académica. Por tal motivo, la meta es alcanzar iniciativas para impulsar el capital social cumpliendo los propósitos enunciados. Como proceso, toda política tiene un impacto en el mundo real. El esperado, entonces, es que el capital social del que se parte se incremente, se consolide y estimule nuevas iniciativas.

Metodología

La metodología que proponemos en los encuentros, toma en cuenta lo vivencial, la reflexión y promueve la participación; siempre valorando las capacidades y los conocimientos previos de los y las participantes.
Nuestra propuesta metodológica está plasmada en la secuencia de la espiral educativa que se encuentra en la estructura de todos los encuentros, buscando promover la reflexión y llevarla a la práctica.